Hablo con la autoridad del fracaso. Scott Fitzgerald. Todo lo que Djokovic quería era amor verdadero. Lo buscó en la primavera de París. En las verdes sillas del Jardín de Luxemburgo, leyendo una novela de Beigbeder. Ya de noche, paseando por el Barrio Latino, con una chica lige…