Club de lectura

Inauguramos club de lectura. En su formato clásico.

Servicio exclusivo para clientes Cardinal Club.

Más contenidos: Cineclub. Podcast.

Nos reuniremos el último lunes de cada mes para intercambiar opiniones acerca de un libro. Si te apetece asistir, solo tienes que unirte a la hora indicada. Yo mismo introduciré la obra y abriremos luego el debate. Instrucciones detalladas en este post.

No será la de Cardinal una lista convencional:

10.20. Antifrágil. Nassim Nicholas Taleb. 2012.

11.20. Aforismos sobre el arte de vivir. Arthur Schopenhauer. 1851.

12.20. El mundo de ayer. Steven Zweig. 1941.

01.21. Walden. Henry David Thoreau. 1854.

02.21. Armas, gérmenes y acero. Jared Diamond. 1997.

03.21. El desierto de los tártaros. Dino Buzzati. 1940.

04.21. La Biblia. 750 a.C.

05.21. Leadership strategy and tactics. Jocko Willink. 2020.

06.21. Relatos autobiográficos. Thomas Bernhard. 1983.

07.21. El príncipe. Nicolás Maquiavelo. 1532.

08.21. Ilíada & Odisea. Homero. 800 a.C.

09.21. Los ensayos. Michel de Montaigne. 1595.

10.21. Poor Charlie's almanack. Charlie Munger. 2005.

11.21. Así habló Zaratustra. Friedrich Nietzsche. 1885.

12.21. Los hermanos Karamazov. Fiódor Dostoyevski. 1879.

Leer raro para pensar distinto

En un país con pocas librerías, leer es tu ventaja comparativa.

Desarrolla el hábito y busca allí una diferenciación estratégica.

Hay quien estuvo de suerte e hizo los deberes de pequeño. El consejo, si te toca trabajarlo de mayor, es leer aquello que te interese. Tiene que gustarte, incluso divertirte. Solo así será sostenible. «Libros que muerdan y arañen», que escribía Franz Kafka a su amigo Oskar Pollak. Ignora el coste hundido (los 20 euros pero, sobre todo, las 10 horas) y abandona sin piedad todo lo que te aburra lo más mínimo. Lee, únicamente, aquello que llame tu atención, que despierte en ti una curiosidad genuina.

Completada la primera fase, llega la etapa más difícil: hallar los libros que puedan darte una ventaja. Porque leer no diferencia. Cuando estás leyendo libros de mierda.

Sorprende el grado de homogeneidad, entre los freaks que presumen de consumir un título a la semana. Preocupados, todos ellos, por la psicología positiva, el marketing online y la independencia financiera (que quieren alcanzar alquilando un piso en Torremolinos). Leen a Harari para poder decir que leen a Harari, escuchan el podcast de Ferriss a 1,5x y escriben en Instagram que el único sitio en el que éxito viene antes que trabajo es en el diccionario. Aléjate del circo. Si algo sabemos en el Mediterráneo es que la productividad no puede ser objetivo, es siempre consecuencia. De estar compitiendo en el sitio correcto. Leer una hora al día, en una terraza soleada, es más que suficiente. Son 365 horas al año, si eres consistente. Tienes que encontrar, eso sí, libros que nadie esté leyendo. Yo nunca sigo las recomendaciones de las élites. Gortázar promocionaba el de Greta. Las acciones de Caixabank siguen cayendo. La información, para que tenga valor, no puede ser de dominio público. En los chismorreos financieros, pero también en el mercado de las ideas. ¿Dices que te gustó El arte de la guerra? No entendiste al chino, el juego trata en anticipar la tendencia.

Los libros que nadie lee

Google estima que, desde que Gutenberg inventó la imprenta, han sido publicados un total de 130 millones de títulos.

¿Cómo escoger el tuyo?

¡Fijándote en Lindy!

Adquiere un libro que haya resistido el paso del tiempo. O intuyas que pueda hacerlo. El efecto Lindy filtra el ruido. Si un libro ha sobrevivido tres décadas, es probable que sobreviva otras tres. El tiempo ejerce de juez implacable. Todo lo accesorio, los ensayos pretenciosos y la literatura de aeropuerto, termina sepultado, tarde o temprano, bajo las arenas del tiempo. Permanecen las ideas originales y el carácter de los genios. No hay accidentes con Lindy, un libro con un siglo de vida contará (¡siempre!) algo diferente. Garantía que no ofrece el último best seller de Pinker. En caso de duda, tú cómprate el viejo. Si quieres entender el mundo, los griegos ya discutieron los grandes problemas. Y si buscas pasar un buen rato, nadie publicará novela más divertida que La conjura de los necios. Sin embargo, porque no está aquí todo dicho, queremos ser flexibles. Algunos libros de 2020 seguirán vigentes en el siglo XXVI. Sería una pena perdérselos. Los autores más jóvenes son una apuesta necesaria. Y, aunque recomendados por amigos con criterio, su inclusión conlleva un mayor riesgo.

Hemos prescindido, lógicamente, de los ensayos de actualidad, de académicos que describen el futuro de la sociedad. Precisamente ellos, que pronto estarán descatalogados, se atreven a venderte el nuevo modelo productivo. O explicarte a posteriori la crisis del coronavirus. Intellectual Yet Idiot, repite cuatro conceptos que escuchó en Davos. Por regla general, no leas a quien publique una vez por año. Libros que podrían resumirse en un post… o en un tuit. El método Gladwell: una idea central en el primer capítulo y 200 páginas de evidencia anecdótica. Los libros servían para compartir sabiduría. Hoy se utilizan como mecanismo de promoción. Es preciso, por tanto, endurecer el filtro. James Clear, con sus Hábitos atómicos, aparecía en una lista preliminar. Entrará en la edición de 2022 (¡Lindy power!), si sigue entonces vigente.

No estudies psicología, lee a Dostoyevski

La lista Cardinal es atípica. Nuestra meta es la de sorprender, ser la persona más interesante de la fiesta. Luego, si aprendes algo de utilidad, ese plus que te llevas.

Empieza tu propia librería. El ROI es infinito.

Decía Carl Sagan que, por el precio de una cena, podías revivir la historia de Roma:

What an astonishing thing a book is. It's a flat object made from a tree with flexible parts on which are imprinted lots of funny dark squiggles. But one glance at it and you are inside the mind of another person, maybe somebody dead for thousands of years. Across the millennia, an author is speaking clearly and silently inside your head, directly to you. Writing is perhaps the greatest of human inventions, binding together people who never knew each other, citizens of distant epochs. Books break the shackles of time. A book is proof that humans are capable of working magic.

Los libros son el vínculo directo con tus antepasados. Es allí donde encontrarás la formación tradicional que estás buscando.

Los filósofos de la antigüedad, y no las disciplinas contemporáneas, te ayudarán a entender este caótico mundo moderno.

Joan Tubau — Cardinal


Cardinal Club

El precio de la suscripción anual es de 129 euros. No ofrecemos cuota mensual. Si quieres formar parte del club, pulsa el botón Subscribe, introduce tu correo y selecciona la modalidad de pago. Recibirás acceso inmediato a los contenidos de Cardinal Club.


Imagen: Alfons Morales | https://unsplash.com/photos/YLSwjSy7stw