Hell Week (2)

Jocko Willink, promoción 177, recuerda su formación BUD/S como el entrenamiento más duro al que jamás se ha sometido. Jocko, veterano de Irak, es hoy conferenciante de éxito. Levantándose cada mañana a las 4:30 (llevo yo el mismo horario desde España), ha patentado el concepto de extreme ownership, que a la práctica significa: todo lo que ocurre es tu responsabilidad—incluso aquello que no pudiste controlar. Autor digno de Cardinal Club, analizaremos en mayo su manual de tácticas militares.

Everyone makes a big deal about it [Hell Week]. But it’s push-ups, pull-ups, dips, ropes, climbs, swims and runs. You don’t sleep a lot. You’re going to be cold, wet, miserable. You’re going to keep going. They don’t say: «Ok, listen kid, when you start to get to a point in your mind where you’re feeling tired, what you need to do is calm your breath, relax your inner mindset». They don’t say that to you. They are like: «If you don’t like it, quit». And so a lot of people quit and other people don’t.

¿Cómo sobrevivir la Hell Week?

1. Define una meta

El primer paso es creértelo, cuando no existen indicios objetivos que puedas hacerlo. No es sostenible sufrir sin motivo, así que empieza con un porqué, punto de inflexión en el proceso. Conocer esa razón te permitirá posponer la gratificación, en circunstancias extremas. Las dudas son ahora de los demás. Ellos no comprenden tu visión y tú no perderás en innecesarias explicaciones un minuto de tu valioso tiempo. Tu único argumento es esa convicción. Te acompañará quien por si solo sepa verlo.

2. Trabaja en equipo

Si quieres perdurar, deberás cooperar. El ejercicio de los botes demuestra quién quiere asumir el rol de líder. Toda organización tiene una jerarquía, formal o informal. Los jefes del pelotón siendo penalizados de forma más severa. No existen individualidades dentro del cuerpo, los soldados forman parte de una misma familia. Arriesgarán su vida beyond the call of duty. Instinto de camaradería que podría valer una Medalla de Honor, la más alta distinción del ejército, por actos heroicos en el campo de batalla.

3. Valida la apuesta

Todo lo aquí dicho sirve de poco, si no estás compitiendo en el sitio correcto. Esta es la parte que no entienden los coachers, que venden, desde la psicología positiva, que todo es cuestión de voluntad. Imbécil, yo quiero un oro olímpico y no lo conseguiré sonriendo. Algunos candidatos no superaron la prueba de inmersión. Tenían la mentalidad pero su cuerpo no estaba preparado. Anticipa tus limitaciones para así ahorrarte la negativa externa. O reajusta, después del salto de fe, tragándote el orgullo.

Entrar en los SEAL exige un compromiso total.

El ratio de divorcios es alto: por encima del 90%.

El esfuerzo revela tus preferencias.

El coste de oportunidad es ahora claro.

The only easy day was yesterday

El admiral McRaven, promoción 95, en un discurso de graduación:

It is on Wednesday of Hell Week that you paddle down to the mud flats and spend the next 15 hours trying to survive this freezing cold, the howling wind and the incessant pressure to quit from the instructors. As the sun began to set that Wednesday evening, my training class, having committed some egregious infraction of the rules, was ordered into the mud. The mud consumed each man until there was nothing visible but our heads. The instructors told us we could leave the mud if only five men would quit, just five men and we could get out of the oppressive cold. Looking around the mud flat it was apparent that some students were about to give up. It was still over 8 hours until the sun came up, 8 more hours of bone-chilling cold. The chattering teeth and shivering moans of the trainees were so loud it was hard to hear anything. And then, one voice began to echo through the night, one voice raised in song. The song was terribly out of tune but sung with great enthusiasm. One voice became two. And two became three. And before long everyone in the class was singing. The instructors threatened us with more time in the mud if we kept up the singing but the singing persisted. And somehow the mud seemed a little warmer, and the wind a little tamer, and the dawn not so far away.

La verdad está en el pozo.

En el fondo del pozo encontrarás la verdad.

Joan Tubau — Cardinal


La primera parte de este artículo salió publicada el sábado 17 de octubre.

Estás leyendo el boletín de Cardinal. Historias singulares para tomar mejores decisiones profesionales. Cardinal SubstackCardinal ClubPrograma Cardinal.


Imagen: Navy SEALs BUD/S Class 234 | https://www.dailymotion.com/video/x6yamqd