Blog Cardinal

Tenemos nuevo canal de comunicación.

Un canal revolucionario. Un canal disruptivo. Un canal nunca antes utilizado. Sí amigos, hemos abierto un blog. Algo que ya funcionaba en el internet de 1998.

En competencia perfecta uno tiene que diferenciarse en el margen, ofreciendo una credencial más. Siempre es mejor competir fuera de concurso, con tus propias reglas, desde perfil raro. Prioritario buscar entornos de baja competencia, la diferenciación es más factible cuando llevas tú la iniciativa. Si todo el mundo tiene su propio podcast, según el modelo económico de la ventaja comparativa, es buen momento para abrirte un blog. Hacerlo bien es importante. Más importante es no tener que pelearte.

En la era del postureo, con vídeos superficiales de 6 segundos, escribir artículos de 3.000 palabras quizá esté infravalorado.

Es cuestión de tiempo que lancemos un podcast (intuimos que es el medio perfecto para contar historias personales) pero ahora nos apetecía escribir. El blog nos permite ir profundo, en una comunicación más directa. Lo utilizaremos para compartir todo tipo de ideas, desde listas de películas hasta discursos académicos. De momento priorizaremos el contenido externo: los mejores fragmentos de los mejores libros.

Al final del día, Cardinal existe para responder esta pregunta:

¿Cuál es tu propósito profesional?

Merece la pena leer las reflexiones de los grandes pensadores de la historia, antes de intentar dar con una respuesta. Frankl, Camus y Marco Aurelio, cada uno con su propio modelo de pensamiento—la logoterapia, el existencialismo y el estoicismo.

Quédate con el punto de vista que más te convenza.

Este canal en Substack será el complemento perfecto, compartiremos aquí las historias.

Cardinal no es exactamente un curso de carrera. Nos gustaría ir un poco más lejos.

Joan Tubau — Cardinal


Estás leyendo el boletín de Cardinal. Historias singulares para tomar mejores decisiones profesionales. Recibe todos los domingos, en tu bandeja de entrada, contenido alternativo de carrera. Accede al programa Cardinal, pulsando aquí.